Profesiones desnaturalizadas: los cocineros

Se supone que cualquier profesional de la materia que sea, tiene un conocimiento exaustivo sobre todo lo relacionado con su profesión. Cuando alguien necesita algún producto o servicio determinado, acude a un buen profesional esperando conseguir la mejor calidad en el producto o servicio que solicita.
Por regla general, en muchas profesiones se han ido transmitiendo experiencias y conocimientos durante generaciones. Y todo ese saber acumulado repercute en la calidad y seguridad del producto final.
Desgraciadamente, hay algunas profesiones en las que sus máximos exponentes, que son reconocidos como los mejores por el público y admirados por los aspirantes a trabajar en esa profesión, no conocen siquiera los más básicos fundamentos de las materias primas con las que trabajan ni los elementales procesos a seguir para conseguir un producto terminado con la calidad adecuada para cumplir los objetivos para los que está diseñado su uso.
En artículos sucesivos iré mostrando estas profesiones desnaturalizadas, en las que el trabajo de los profesionales consigue unos resultados totalmente contrarios a los que serían de esperar, con las consiguientes devastadoras consecuencias en la calidad de vida de los usuarios de dichas profesiones.
HOY NOS OCUPAREMOS DE LOS COCINEROS
Al igual que un electricista se ocupa de instalar correctamente el diferencial para que nadie se electrocute cuando mete los dedos en el enchufe; o que un mecanico revisa los frenos y las luces del coche para evitar accidentes, un cocinero debería saber preparar los alimentos para que se conviertan en comidas equilibradas que conserven sus propiedades y nutran a los clientes de manera completa y saludable.
Desgraciadamente, los cocineros han perdido totalmente el norte y han olvidado los motivos por los que la gente tiene el imperativo vital de comer. Han sucumbido a las mieles del éxito que produce halagar el paladar de los clientes, sin preocuparles lo que ocurre con esos alimentos cuando entran en el aparato digestivo de las personas.
Vamos a enumerar los puntos por los que la profesión de cocinero consigue exactamente lo contrario de lo que se supone debería lograr con su trabajo:
1 – El punto principal es que se han tergiversado las prioridades, y en vez de comer para vivir, se vive para comer.
Es importante y recomendable que las comidas tengan una buena presentación, que sean agradables al olfato y que se coman con gusto y placer. Una comida que se come sin hambre o con desgana, normalmente no suele sentar bien. Pero no se pueden destruir las propiedades alimenticias de los productos o impedir su asimilación en la búsqueda del sabor a cualquier precio. No hay que olvidar que el cuerpo necesita una dieta nutritiva y equilibrada que le proporcione la energía y vitalidad necesarias para desarrollar sus funciones, y que el buen sabor es algo deseable, pero no es el único motivo por el que la gente come varias veces al día.
Precisamente, la profesionalidad de los cocineros debería demostrarse en la preparación de platos sabrosos, en los que no se hubieran destruido sus más importantes nutrientes en su preparación. El proceso de preparación se debería hacer de manera que no interfiera en su correcta asimilación, pues no nutre lo que se come, sino lo que se asimila.
2 – Si un picador de una mina hace su trabajo rematadamente mal, nadie sale perjudicado salvo la empresa que le paga el sueldo. Cuando un cocinero que sale en la tele procesa los alimentos de tal forma que destruye sus propiedades nutritivas, el daño que hace ese ejemplo es inmenso. La gente tiende a creer que todo lo que sale en la tele es lo correcto, sobre todo, si lo hace alguien famoso con mucho renombre.
Las recetas ancestrales sencillas, poco sofisticadas y con productos de estación, van siendo sustituidas por otras en las que, debido a sus ingredientes y su preparación, sus cualidades nutritivas han sido gravemente mermadas. De tanto ver las nuevas recetas en TV acaban poníendose de moda, y se van abandonando las antiguas, considerándolas caducas y menos apetecibles que la nueva comida basura.
3 – Otro punto poco saludable de la propuesta de los cocineros es el exceso de proteínas. No saben hacer una comida que no incluya carne o pescado. Hasta la OMS recomienda una ingesta de preteínas que no exceda de 0.8 gramos por kilo de peso. Pero como se explica en este post, esa cantidad se excede fácilmente con una dieta vegetariana en la que se coman legumbres una vez a la semana.
Como aquí se explica, el exceso en la ingesta de proteínas acidifica el organismo, abonando el terreno para infecciones y enfermedades.
Cuando la gente ve en TV que todas las recetas llevan siempre carne o pescado, llega a la conclusión de que si no come lo mismo, no va a estar correctamente alimentado. La ignorancia dietética de los cocineros que salen en TV acaba propagando esos graves errores como una bola de nieve, que convierte en una norma (que todas las comidas contengan carne o pescado) lo que hace cien años era una excepción.
La dieta mediterránea de hace cien años era bastante sana, pues la carne se comía en algunas fiestas o cuando una cabra se mataba en un accidente, pero llamar dieta mediterránea a las recetas que salen hoy en día en la tele es una grave imprudencia, que está arruinando la salud de la mayoría.
4 – Todo se presenta muy cocinado y procesado en exceso, y los platos crudos son la excepción. Cuando se presenta una ensalada, rara vez tiene más de tres ingredientes, a veces también se mete algún producto animal en la ensalada. Parece como si un plato que sólo contenga verduras no estuviera a la altura de lo que se merecen los espectadores. Como postre, se presenta algún dulce que, como después veremos, se encarga de arruinar la comida entera debido a su incompatibilidad.
Habría que inculcar en las personas la idea de que el plato más importante de una comida es una buena ensalada muy variada, compuesta al menos por 10 verduras diferentes. En las comidas de fruta, en las que no es conveniente mezclar verduras, el plato fuerte debe ser alrededor de un kilo de fruta fresca de la estación.
5 – Cuando ninguna marca de agua embotellada paga por la publicidad, los cocineros de la tele usan agua del grifo. Promocionar el consumo de agua del grifo hoy en día, diciendo además que es la mejor, es una imprudencia temeraria.
Aquí se explican los problemas que causa el agua del grifo y los beneficios del agua destilada.
6 – Para terminar, hablaremos del problema más grave de todos: las incompatibilidades alimenticias que ocurren al mezclar varios alimentos que se deberían digerir por separado o que se interfieren mutuamente en la digestión.
Es lógico pensar que un aparato digestivo que ha evolucionado durante millones de años sin disponer de frigorifico ni de medios de transporte (es casi imposible mezclar muchos alimentos sin traerlos de sitios lejanos y guardarlos en una cadena de frío), se ha adaptado a comer un sólo alimento en cada comida. El día que había suerte y se encontaban árboles con fruta madura, se comía fruta. Y los días que no se encontraban árboles o que la fruta estaba demasiado verde para comerla, se comían brotes tiernos, malas hierbas o gramíneas.
Lógicamente, el cuerpo va evolucionando y adaptándose a las circunstancias, pero tarda en hacerlo bastantes miles de años. Durante los 100 años que disponemos de refrigerador, el organismo de los humanos ni siquiera ha empezado a pensar que debe cambiar algo, pues él sabe que a veces se pone de moda hacer tonterías, pero luego pasa esa moda y vuelve la normalidad.
La inmensa mayoría de incompatibilidades graves se evitaría si todo lo que se va a comer en la misma comida se sirviera revuelto en el mismo plato. A nadie le apetece tomar unas natillas con garbanzos o un vaso de zumo de naranja con tropezones de aceitunas negras. Pero el truco de servir esas cosas en platos diferentes, impide que los sentidos las rechacen como algo asqueroso. El comer diferentes productos en platos diferentes no impide que se mezclen en la misma digestión y produzcan los problemas que se detallan a continuación.
Vamos a dar unos pocos ejemplos de entre los muchos y graves problemas que causan en el organismo la mezcla indiscriminada de productos que el aparato digestivo no puede procesar correctamente.

  •  Una pequeña cantidad de vinagre o de zumo de limón mezclado en la comida (cosa que se hace frecuentemente) detiene la digestión de los almidones (pan, arroz, patatas, etc.). También impide la asimilación de las proteínas (carnes, pescados, legumbres, quesos curados, etc.). Todo lo dicho sirve para cualquier producto ácido, incluidos los medicamentos.
  •  Cuando se come carne o pescado con pan, patatas, arroz, etc. (algo que los cocineros hacen varias veces al día), la digestión es un desastre. Los hidratos de carbono necesitan unos jugos gástricos neutros o ligeramente alcalinos. Las proteínas sólo se digieren en un terreno ácido.
  •  La leche, que si se leen las etiquetas está en todas partes, es incompatible con cualquier otro producto, sin contar que la mayoría de la población tiene intolerancia a la lactosa. Es la manera más segura que se tiene de arruinar la digestión. A simple vista podemos ver la mucosidad de las personas que consumen leche de manera habitual (que son casi todos los habitantes de los países “civilizados”).
  •  Los azúcares se digieren en el intestino, las proteínas en el estomago. Si se mezclan, el azúcar se queda retenido causando fermentaciones, gases, etc. Parece absurdo poner azúcar encima de un trozo de carne, aunque ya lo he visto hacer algunas veces. Pero la costumbre de un postre dulce al final de la comida es igual de funesto para la armonía digestiva.
  •  Ni siquiera voy a entrar a valorar las consecuencias de mezclar alcohol en las comidas y otros tipos de estimulantes como el café, tabaco etc.

Puede que algunos lectores hayan llegado a la conclusión de que, cuando se cometen esas incompatibilidades, los alimentos no se asimilan y, por tanto, es como tirar el dinero y el trabajo de prepararlos a la basura. Pero hay algo mucho peor que ocurre en el organismo de la mayoría de personas del primer mundo: los alimentos que no se digieren correctamente, según sean sus características, fermentan, se pudren, producen acidez, son una fuente de venenos y toxinas que se dedican a invadir el cuerpo y abonar el terreno para la enfermedad.
Arriba he enlazado un artículo que dice que la acidificación del organismo produce enfermedad. Es importante matizar que una gran parte de dicha acidez, producida por la excesiva ingestión de proteínas, se produce por no haber sido digeridas correctamente. O sea, si se cometieran excesos comiendo proteínas, pero se hiciera sin mezclarlas mal, las consecuencias para el cuerpo serían más tolerables. Pero como nadie está dispuesto a comerse un trozo de carne con una ensalada y no comer nada más, las enfermedades que produce la acidez en el organismo de la mayoría de la población seguirán aumentando exponencialmente.
CONCLUSIONES
Habrá algunos cocineros que dirán que ellos se limitan a preparar los platos que la gente pide. Eso sería una buena excusa si tuvieran un conocimiento profundo de los productos que procesan y de las condiciones necesarias para ser digeridos y asimilados, y luego utilizaran ese saber para aplicarlo en todas las ocasiones en las que preparar platos sanos no merma el sabor que piden los clientes. Pero ese no es el caso. El desconocimiento de los alimentos y del aparato digestivo es absoluto. Por tanto, me reafirmo en que la profesión de cocinar está totalmente desnaturalizada.
Lo que hacen los cocineros con la comida se podría comparar a un hortelano que siembra las verduras en su huerto habiendo previamente escogido las mejores semillas, abona la tierra con el mejor abono orgánico, pero luego no riega la cosecha permitiendo que los brotes tiernos de las plantas mueran por falta de agua. Lo mismo hacen los cocineros: usan las mejores materias primas, las aderezan con caros y exóticos condimentos, pero esas comidas sólo producen intoxicación y enfermedad en los comensales.
El que los clientes ignoren toda la información sobre alimentación no exime a los profesionales de la culpa de su ignorancia. Según dicen los de Hacienda, el desconocimiento de las leyes no exime de la culpa de su incumplimiento.

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Luis dice:

    Hola Francisco, y feliz año a todos.
    Leyendo su libro detecto alguna falla, o por lo menos hay cosas que no comprendo bien.
    Usted afirma que los minerales inorgánicos no se absorben. Pero luego afirma que el magnesio puede venir bien y que se absorbe al 30%. Deduzco que esos minerales crean más problemas que soluciones, y solo recomienda el magnesio porque nuestra dieta en la actualidad es especialmente deficitaria en magnesio. .
    Otra cuestión conexa: si no se absorben bien esos minerales, por qué el cloro y el flúor del agua del grifo son tan perjudiciales?
    Y la última, de todos los suplementos minerales para usted el más perjudicial es el de calcio. ¿Por qué razón? En mi familia toman esa pastilla de calcio que también lleva vitamina D y lactosa, y noto que hay catarros que duran 2 o 3 meses.
    Muchas gracias por sus aportaciones, y un saludo.

    • 1 – Yo no recomiendo magnesio como suplemento mineral a una dieta deficitaria, sino para enfermos en casos puntuales.
      2 – Para que un mineral o un veneno produzca un efecto beneficioso o adverso no hace falta que el cuerpo lo asimile.
      Por ejemplo: el magnesio puede ayudar a disolver calcificaciones o piedras, sin necesidad que el cuerpo lo asimile.
      Respecto a los venenos que citas, no hace falta que el cuerpo los absorba para que a su paso destruyan la flora intestinal.
      3 – No recuerdo haber afrimado en ningún sitio que el cuerpo absorbe el 30% del magnesio.

  2. Rober dice:

    Me han regalado éstas navidades el libro de Odile fernandez de las recetas anticancer, tiene un blog con el mismo nombre. He detectado una gran similitud con su planteamiento sobre la salud aunque usted aporta muchos mas tratamientos naturales específicos contra el cancer además de no creer a los médicos, mientras que ella si que se hizo la quimio a parte de la dieta.
    No se si conocía a la autora y la opinión que le merece. Gracias por su labor, nunca había visto a nadie que ayude a tanta gente de forma desinteresada y sobretodo con resultados tan sorprendentes. Ya he leído a varios foreros en los comentarios diciendo que siguiendo sus consejos han remitido de forma tajante las enfermedades suyas o de sus familiares, eso no tiene precio. Eternamente agradecido.

    • La dieta de Odile es correcta en su gran mayoría.
      Ella tiene un problema grave que difícilmente podrá evitar, y es que ha estudiado medicina. Como una gran parte de la medicina está apoyada sobre unos cimientos falsos, cuando tiene que tomar decisiones arriesgadas, por miedo a equivocarse se decanta por los protocolos de la medicina oficial, y entonces comete errores graves, como por ejemplo meterse quimio.
      Digo que tiene dificil evitar dichos errores, porque el cerebro está diseñado para aprender cosas nuevas, pero no está programado para poder olvidar fácilmente varios años de carrera,
      Sabiendo esto, podemos usar la parte buena de Odile para seguir una dieta adecuada, pero no debemos pedirle consejo sobre si deberíamos aplicar los protocolos para el cáncer de la medicina oficial.
      No hay ningún estudio que demuestre que la quimio cura el cáncer, ni siquiera que alarga sustancialmente la esperanza de vida. En cambio, todos han visto de primera mano los terribles efectos que causa en la salud de las personas, que con total seguridad les roba unos cuantos años de vida. Además, provoca cánceres nuevos debido a que arrasa el sistema inmunitario, Los nuevos cánceres son confundidos con metástasis y condenan al enfermo a tratamientos muy agresivos que lo acaban de hundir.

  3. Susana dice:

    Estimado Francisco, enhorabuena también por este post, no podría ser más oportuno.
    Después de muchos años de ser seguidor y practicante suyo en todo lo relacionado con la salud, He podido leer el libo que me han recomendado, ya clásico, titulado “Los grupos sanguíneos y la alimentación “de Peter J. D’Adamo 1998. Por ejemplo, para grupo O, dice ser necesario comer carne y pescado, que sus músculos deben de estar un poco más ácidos que alcalinos, si no, pueden sufrir algunas inflamaciones en próstata, estómago o mal funcionamiento de la tiroides, debilidad …
    ¿Qué opinión le merece todo esto?
    Salud, feliz 2015

    • Las afirmaciones de ese libro me parecen una tontería, aunque al grupo O les gusta porque les da una buena excusa para comer carne.
      Yo soy grupo O, y estoy dispuesto a apostar mucho dinero a que nunca tendré inflamaciones de próstata ni de estómago, sobre todo porque es imposible que las tenga, y eso que llevo más de 45 años sin probar la carne, el pescado y la leche.
      Ahora está de moda decir que algunas enfermedades son hereditarias, cuando lo único que se hereda son las malas costumbres.

      • Susana dice:

        Efectivamente me convencen más sus palabras, y más aún cuando usted es grupo O y ha sido vegetariano desde más de 45 años. Muchísimas gracias por su labor.

  4. Juan dice:

    Hola Francisco, tal vez no venga a cuento el tema de las protestas de los enfermos de la hepatitis C, pero me gustaría conocer que opinión le merece que el gobierno suministre el fármaco milagroso a cuenta gotas, habiendo miles de enfermos que podrían sanar si acceden a el mecionado tratamiento valorado en varios miles de euros por cápsula?

    • El gobierno suministra el fármaco milagroso a cuentagotas porque es incompetente y corrupto. Si tuviera buenos asesores científicos no hubiera comprado ni una sola pastilla de ese timo de medicamento.
      Aquí se explica el timo desde sus inicios
      https://salud1000x100.es/2014/08/03/catalogo-de-timos-el-virus-de-la-hepatitis-c/
      Y aquí han traducido el estudio sobre las pastillas milagrosas en el que dice que son un timo más grande que el invento del virus en sí mismo.
      http://www.burbuja.info/inmobiliaria/temas-calientes/552957-gowex-medico-tratamiento-milagro-de-hepatitis-c-no-demostrado-alargar-dia-vida-de-nadie.html
      Lo primero que debe hacer un gobierno competente y honesto es pedir las referencias primarias de cualquier descubrimiento de virus o medicamento que se saquen de la chistera. Como es natural, los sobornos impiden que nadie cumpla con su obligación.
      Copio un comentario de otro post sobre este tema:
      Si les han diagnosticado algo que dicen que es grave y les proponen un tratamiento peligroso por sus efectos secundarios, además de caro para las arcas públicas, es razonable que se exijan las referencias primarias de los estudios en los que todo ello haya quedado demostrado.
      Cuando la vida de alguien está en juego es peligroso fiarse de gente que puede estar movida por intereses. Cualquier diagnosticado de hepatitis C debería pedir lo siguiente:
      – Estudio que demuestra el aislamiento del nuevo virus para que otros científicos puedan estudiarlo
      – Demostración de que el citado virus es patógeno y no otro más de los miles que tenemos todos en nuestro organismo. El nuevo virus tiene que estar en todos los enfermos y en ninguno del grupo de control de gente sana.
      – Estudio en el que se ha comprobado que el test que se utiliza para diagnosticar el virus es fiable y no detecta otras cosas.
      – Estudio que demuestra que el tratamiento propuesto cura la enfermedad o, al menos, que tiene unos resultados muy superiores al placebo. En este estudio hay que poner especial cuidado, pues la industria suele encargar estudios a medida con los resultados fijados previamente, luego siempre hay algún científico con pocos escrúpulos que lo firma sin leerlo.
      Todos estos estudios deberían estar a disposición de cualquiera que quiera verlos, como están los de otras enfermedades no inventadas. De esa forma nadie podría propagar falsos rumores, y cualquiera podría enlazar las evidencias para acallar a los charlatanes. El hecho de que nadie encuentre estas referencias, igual que ocurre con el montaje VIH=Sida, debería alertar a los médicos que recetan tratamientos peligrosos sin haber comprobado la fiablilidad de las fuentes.
      Los enfermos confian en los médicos y ponen su vida en las manos de gente que creen profesional. Pero los médicos tienen la obligación de comprobar los estudios y poder citarlos de memoria antes de recetar fármacos caros y peligrosos. No cumplir con lo se espera de alguien que juega con la vida de los demás es un acto criminal.

      • Juan dice:

        Muchas gracias por la información, el tema de las víctimas de la hepatitis C ha tenido una gran relevancia en los medios, y resulta impensable que existiendo un fármaco milagroso para combatir y sanar esa enfermedad no se le suministre a todos los que lo necesitan, sin importar cual sea su precio o valor comercial. Parece que debido al clamor popular ya estan moviendo fichas en el gobierno para garantizar el acceso a la mayor cantidad de pacientes que requieran del fármaco milagroso contra la hepatitis C.

      • Si usted responde como si no hubiera leído mi comentario, yo haré lo mismo con el suyo.
        Y aunque repita muchas veces lo de «fármaco milgroso», le garantizo que no va a ocurrir ningún milagro, como explica uno de los enlaces que no se ha molestado en leer.

  5. hermesiano dice:

    Buenos días Francisco, le deseo un muy buen año.
    Me gustaría saber si conoce algún remedio para los dolores de la menstruación, mi mujer sufre unos dolores muy fuertes de siempre y hasta ahora los ha combatido a base de ibuprofeno. Esta intentando dejar de tomarlo pero la verdad es que lo esta pasando fatal.
    Le agradecería cualquier comentario al respecto.
    Muchas gracias

    • Jes dice:

      Buenos días, Francisco no da remedio para esto porque si llevas una buena alimentación no tendrían porque aparecer dolores.
      A pesar de eso, yo también he sufrido fuertes dolores menstruales durante muchos años y conseguí eliminar el dolor y también la cantidad tomando durante un mes perlas de aceite de onagra y borraja (esta marca en concreto: «Sakai»). Quedé y sigo muy contenta por el resultado.
      Espero que te sirva de ayuda Hermesiano.
      Un saludo a todos y gracias por tu gran contribución Francisco.

    • Ya te han dicho las mismas cosas que te hubiera recomendado yo, incluyendo una dieta sana que lo cura todo sin hacer nada.

  6. Duncan dice:

    Vaya aluvión de comentarios, Francisco, no das abasto. Leyendo su respuesta a un comentario anterior sobre que la horchata es la única leche compatible con frutas, me surge la duda de la leche de coco, por supuesto sin añadirle nada más que un poco de agua. ¿La grasa del coco la hace incompatible? En ese caso creo que si podría combinarse con frutas ácidas o con aguacate, que es graso. Corríjame por favor. Feliz año.

  7. JESUIT CURIA dice:

    HOLA, para hermesiano, que tome bolsa de pastor con milenrama, le ira muy bien, estoy muy seguro de ello, y si quiere endulzarla que le ponga algo d estevia o miel, la mejor infusion es siempre la que se toma en ayunas, en fin un saludo, ya que nuestro amigo no da remedios de comida para esto…….. sin acritud…

  8. Antonio dice:

    Hola Francisco,
    Hace poco me ha llegado la noticia del agua sin deuterio, que según comentan antes del diluvio, el agua tenia mucha menos cantidad que en la actualidad. Supuestamente evita el envejecimiento prematuro.
    La venden como la panacea. Supongo que el agua destilada no elimina este isotopo.
    Me gustaría saber su opinión.
    http://www.dancingwithwater.com/deuterium-depleted-water-what-is-it/
    http://store.preventawater.com/

  9. Antonio dice:

    ok, gracias Francisco.

  10. Rufino dice:

    Hola Francisco:
    Me gustaría saber su opinión sobre los libros de «La enzima prodigiosa» de Hiromi Shinya.
    Recomienda una dieta vegetariana al 80%, pescado en vez de carne y eliminar los lacteos.
    ¿que opinión le merece este señor?

    • No he leído los libros de este señor, pero si recomienda pescado me ahorro el tiempo de leerlos.
      He visto un resumen en Internet en el que dice que no recomienda el aceite de oliva.
      Es lógico que recomiende pescado siendo japonés, como también es lógico que yo no lo lea, pues su cultura alimentaria es demasiado diferente a la nuestra para que sus descubrimientos me aporten cosas interesantes.
      Todas las enfermedades que dice que no se pueden contraer con su dieta, yo tampoco las contraigo sin comer pescado y tomando todos los días aceite de oliva virgen en crudo.
      Cada maestrillo tiene su librillo, pero el de este señor no hace falta leerlo para saber que no es interesante para alguien que vive en España.

  11. Willy dice:

    Ahora resulta que el arroz es malo, y yo tomo mucha leche de arroz y pensaba que era buena bebida. Uno ya no sabe que tomar. ¿Qué opina Sr, Llinares? El artículo está en catalán.
    Gracias.
    http://www.ara.cat/societat/arsenic-arros_0_1746425548.html

    • Lo que diga ese artículo no me preocupa en absoluto, yo seguiré comiendo un par de veces a la semana un buen plato de arroz integral de buena procedencia.
      Sobre la leche de arroz ya no te puedo informar, pues al ser un producto industrial puede llevar de todo. Yo prefiero la leche de chufa hecha en casa, tiene mejor sabor y más propiedades.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad