La epidemia de gripe es por culpa de los camellos de los Reyes Magos

El titular es falso, pero sólo por una letra. El culpable no es el camello, sino el camelo que nos ha contado la medicina oficial, la OMS y la Farmafia.
A pesar de ello, si todos los años cuando llegan los Reyes Magos montados en sus camellos hay una epidemia de gripe, sería lógico pensar que los camellos son los que transmiten la enfermedad. Hay varios precedentes: las sapientísimas autoridades sanitarias nos han asustado repetidas veces con la gripe aviar, la gripe del cerdo, etc. ¿No sería lógico que la gripe, que todos los años cae en las mismas fechas, la trajeran los camellos?
Desgraciadamente para los crédulos e ingenuos, ninguno de esos animalitos es culpable ni nunca lo ha sido de ninguna enfermedad, y nunca han transmitido ninguna epidemia a los bípedos. Ni siquiera los humanos son capaces de contagiar a otra persona sana, la prueba es que a mi nunca me ha contagiado nadie. Hablo de contagiar a otra persona sana, pues contagiar a alguien que ya está enfermo desvirtuaría completamente la palabra “contagiar”, además de caer en una fea redundancia.
Me voy a convertir en abogado defensor de los camellos, pollos y cerdos, que además de ser inocentes son unos animalitos muy simpáticos. Para demostrar su inocencia voy a presentar una cronología de los hechos que conducen a la epidemia de gripe anual, que todos los años colapsa las urgencias de los hospitales en las mismas fechas.
20 de diciembre
Los amos/as de casa empiezan a prepararse para los mayores retos de todo el año. Van a tener reuniones familiares en las que la abundancia de productos tóxicos para ser ingeridos es obligatoria. Como no saben con certeza cuánta gente puede visitarles durante las fiestas, y si faltara comida de la más cara (que es la peor) supondría la mayor vergüenza de la historia, para evitar hacer el ridículo no tienen más remedio que comprar el triple de lo que calculan que van a necesitar.
Como el día de Nochebuena es imposible comprarlo todo, y además está mucho más caro, no hay más remedio que empezar a comprar una semana antes. Como tanta cantidad de comida no cabe en el frigorífico, se guarda fuera. Hay una costumbre muy arraigada que provoca una mala conservación de la comida fuera del frigorífico: la costumbre es que, en invierno se mantiene la casa a 22º, mientras que en verano se pone el aire acondicionado a 18º. De esa forma se consigue estar en invierno por casa en manga corta, mientras en verano se disfruta el lujo de tener que abrigarse un poco más.
23 de diciembre
Como hay que hacer mucha cantidad de comida y muchos platos diferentes, no hay más remedio que empezar a cocinar un día antes. Como lo que se va preparando sigue sin caber en el frigorífico, se va dejando a 22º durante 30 horas.
Al mismo tiempo, como las cosas que se van preparando son una tentación para el paladar, ya se empieza a picar, degustar, deglutir y abusar de productos que no son nada recomendables para la salud.
24 de diciembre
Por la mañana han llegado ya algunos familiares, así que la comida del mediodía no puede ser algo cotidiano. Y como se siguen preparando recetas para la cena, se van degustando los platos, además de comer exageradamente de la comida principal. Obviamente, antes de comer se ha servido un aperitivo con tapas. Tanto en el aperitivo como en la comida, en estas fiestas está prohibido por defecto cualquier alimento del reino vegetal.
Después de comer es obligatorio el surtido de dulces, polvorones, turrones y mazapanes, que también obligatoriamente deben ir acompañados de los licores adecuados.
A media tarde, y como la conversación resulta aburrida, para pasar el rato se sirven unos cubalibres o algún chupito de licor. Con esas cosas se va matando el tiempo hasta que llegue la hora de empezar el aperitivo de antes de la cena de Nochebuena. Si en dicho aperitivo no hay mariscos de los más caros, el amo/a de casa tendrá que dar muchas explicaciones.
Con el estómago lleno por las tapas del aperitivo, y sin haber digerido todavía la comida, los postres y los turrones del mediodía, todo el mundo se siente obligado a devorar una cena pantagruélica, pues no probar todos los platos sería considerado una ofensa para los anfitriones. Como es natural, y aunque no quede sitio, después de cenar es obligatorio atacar los turrones y el champán, pues el cava valenciano se reserva para celebraciones menos señaladas.
Con un sólo día de desenfreno ya se han puesto los cimientos para la epidemia de gripe. Repasemos cada uno de los pilares que van a sustentar la epidemia:

  • Se ha comido al menos 5 veces más de lo que sería necesario.
  • Todos los productos que se han comido eran de los más nefastos para la salud. Algunos muy tóxicos y otros en mal estado de conservación.
  • Durante un sólo día se han llegado a cometer 20 incompatibilidades alimenticias de las más graves.
  • Como se ha estado picando todo el día y las digestiones se iban retrasando por las incompatibilidades, hay una garantía de que todo lo que se ha comido va a sufrir fermentaciones y putrefacciones intestinales, que en productos como mariscos en mal estado puede conducir a intoxicaciones graves.
  • Todos esos problemas son una fábrica de mocos. El peor problema de los mocos es que impiden que el cuerpo pueda limpiarse a sí mismo. Tapizan y obturan los órganos emuntorios impidiendo la limpieza y agravando la intoxicación.

 
25 de diciembre
Vamos a iniciar el segundo día de intoxicación, pero teniendo al organismo maniatado por los mocos y la indigestión, y sin que pueda defenderse.
Por la mañana hay que seguir la tradición de mojar unos churros fritos con aceite de girasol. Se lleva un mes usando el mismo aceite, y desde el primer día está descompuesto en la freidora. La gente no se imagina la potencia de los venenos de un aceite quemado y descompuesto, pues si lo supiera no lo comería. Esos churros se mojan con chocolate con leche. Es una bomba de relojería que a todo el mundo le cae como una piedra, pero nadie se atreve a rechazar una tradición tan arraigada.
Durante el resto del día se cometen las mismas salvajadas que el día anterior, pero con el estómago agitando la bandera blanca y pidiendo clemencia, que por supuesto nadie le va a conceder.
Después de las comidas, la acidez que sube del estómago abrasará la garganta como si fuera salfumán, pero nadie permite que esas nimiedades le amarguen las fiestas, para eso están los antiácidos que ya se han comprado anteriormente en previsión de su necesidad. Dichos antiácidos tienen aluminio que provocará alzheimer dentro de unos años, pero ¿a quién le importan esas tonterías en días tan señalados?
26, 27 y 28 de diciembre
En algunas partes se celebra el segundo día de Navidad, pero eso no cambia mucho, pues en los sitios que no se celebra igualmente tienen que comerse todas las sobras. Como era obligatorio comprar el triple del doble de lo que la gente pudiera comer, ahora hay que estar 3 días comiendo las sobras de productos tóxicos preparados hace días y en mal estado de conservación.
Si las sobras fueran de frutas, verduras y patatas no habría ningún problema, pues esos productos nunca en la historia han producido una intoxicación. Siempre que hay intoxicaciones en bodas, divorcios, comuniones o bautizos, son debidas a carnes, pescados o mariscos en mal estado.
31 de diciembre
Se repite el ritual del 24 de diciembre, con la salvedad que se comen 12 uvas, que para evitar que tengan alguna vitamina, algunas personas las sacan de un bote de conserva.
Si se empieza a notar cansancio, debilidad o malestar, se soluciona rápidamente tomando estimulantes. En caso de sentir congestión o problemas para respirar, lo que la gente hace es autoenvenenarse con un puñado de antibióticos. Lo que haga falta antes de tener que quedarse en casa.
1 de enero
El año hay que empezarlo con el ritual de los churros y sin dar ninguna tregua al cuerpo, luego se sigue como el día de Navidad, aunque cada vez se necesita hacer un esfuerzo mayor para terminar los platos.
2 y 3 de enero
Se siguen comiendo sobras y productos en mal estado. No hay tiempo para preparar comidas sanas, debido al estrés de la elección, compra y empaquetado de los regalos.
5 y 6 de enero
Como broche final para conseguir una buena gripe, la tradición nos ofrece el obligatorio roscón de reyes. Es un producto que lleva cremas y productos lácteos frescos. Como hay que fabricar miles de roscones, hay que empezar varios días antes, y como no hay suficiente espacio para mantenerlos refrigerados, tienen que estar a temperatura ambiente.
7 de enero
A cualquier ambulatorio o sala de urgencias que te acerques, la conversación trata de la nueva cepa de virus que este año ha provocado una epidemia. Los etiquetan de virus A, B, N o J, pero aunque no se lo suelo decir a nadie, yo sé el verdadero nombre del virus de la epidemia de gripe que todos los años tenemos por Reyes: se llama el terrible virus del “ATRACÓN”.
El que haya varias cepas es una excusa perfecta para que la mayoría de los que se han vacunado contra la gripe contraigan la gripe igual o peor que los demás. Curiosamente, yo nunca me he vacunado y nunca he tenido la gripe, ni siquiera consigo tener mocos. Como dice este librito de hace 100 años, si no comes una dieta mucosa no consigues tener mocos, por mucho que te lo propongas.
Hace tiempo leí a un sabio de cuyo nombre no quiero acordarme que decía: si tratas la gripe con medicamentos dura siete días, pero si no la tratas con nada dura una semana.
Como ningún sabio ha conseguido nunca impedir que los ignorantes sufran, todos van al médico. Si el médico no les recetara nada, dirían que es un mal médico, así que no tiene más remedio que recetarles Tamiflu, que como no lo cubre la Seguridad Social la gente lo paga encantada de su bolsillo.
El Tamiflu es una maravilla de medicamento (para los que lo venden). Para los que lo compran es un timo peligroso.
Es un timo porque no ayuda en nada. Y para saber que es peligroso basta con leerse el prospecto, cosa que nadie hace, porque confían ciegamente en el que hizo la receta, pues llevaba una bata blanca que es un signo inequívoco de sabiduría.
Copio algunos efectos secundarios que están obligados a poner en el prospecto. Afortunadamente para la Farmafia nadie lee los prospectos, si la gente los leyera sería una ruina.

  • Reacciones anafilácticas y anafilactoides: reacciones alérgicas graves, con hinchazón de cara y piel, sarpullido con picor, tensión arterial baja y dificultad para respirar.
  • Trastornos hepáticos (hepatitis fulminante, trastorno de la función hepática e ictericia): piel y blanco de los ojos amarillentos, cambio del color de las heces, cambios en el comportamiento.
  • Edema angioneurótico: hinchazón grave repentina de la piel principalmente alrededor del área de la cabeza y cuello, incluyendo ojos y lengua, con dificultad para respirar.
  • Síndrome de Stevens-Johnson y necrolisis epidérmica tóxica: reacción alérgica complicada con posible amenaza para la vida, grave inflamación de la parte externa y posiblemente interna de la piel, inicialmente con fiebre, dolor de garganta, y fatiga, sarpullido de piel, con formación de ampollas, descamación, y grandes áreas de la piel peladas, posible dificultad respiratoria y tensión arterial baja.
  • Hemorragia gastrointestinal: hemorragia prolongada del intestino grueso o vómito de sangre.
  • Convulsiones y delirio, incluyendo alteración en los niveles de consciencia.
  • Confusión, comportamiento anormal.
  • Trastornos delirantes, alucinaciones, agitación, ansiedad, pesadillas.

 
Aprovecho para recomendar el último libro de Jesús García Blanca.

Una entrevista sobre el libro

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Niños que después de tomar Tamiflu les da por saltar desde los balcones.
    Nadie se puede quejar, pues está indicado en el prospecto.
    https://www.naturalnews.com/2018-01-17-texas-girl-suffers-violent-hallucinations-after-taking-fda-approved-tamiflu.html

  2. Laura dice:

    Buenos días Francisco.
    Por favor, necesito que me digas y me aconsejes que más puedo hacer. Desde hace unas dos semanas estoy enferma y el médico dice que tengo la gripe. No logro curarme y tengo una gran cantidad mocos en las vías respiratorias y en el pecho. Además tengo los oídos tapados por los mocos.
    En primer lugar decirte que desde hace años llevo una alimentación bastante saludable, pues sigo muy de cerca tus consejos.
    Francisco desde que tengo la «gripe» tomo cada día:
    -zumo de 6 limones
    -6 naranjas, comidas o en zumo
    -caldo de cebolla y ajo
    -infusiones de jenjibre y tomillo
    -un diente de ajo crudo
    -bastantes verduras.
    -Tomo abundante agua destilada
    -pan integral
    -No tomo nada de láteos, ni carne, ni pescado
    Estoy desesperada y todos los días me encuentro igual de mal. Por favor dime qué más puedo hacer para destaparme los oídos y recuperar la salud.
    Muchas gracias

    • econovo dice:

      Hola Laura, a mi me pasaba lo mismo hacía una dieta vegetariana, libre de drogas, conservantes, colorantes, café, té, lácteos, productos refinados…etc pero aún así tenía muchos mocos…
      Indícanos tu alimentación durante toda una semana, todo lo que comes y bebes.
      Además es importante que indiques si estas vacunada y si tomas medicamentos(di cuáles en su caso).
      Un saludo.

      • Laura dice:

        Hola econovo,
        Yo no suelo caer nunca enferma, pero desde que hace 3 meses me operaron de la hernia inguinal es como si mi cuerpo estuviera más débil.
        Pues mi dieta es muy simple, frutas, verduras, harinas integrales y ocasionalmente pescado y queso.
        Y sí estoy vacunada, pero no he vacunado a los hijos.
        Gracias

    • Ten en cuenta que si tienes mocos es debido a que antes has estado comiendo dieta mucosa.
      Si tienes prisa por acelerar la curación, lo único que puedes hacer es dejar de comer.
      Aparte de los caldos y zumos de limón que has puesto, puedes pasar el día entero bebiendo un vaso de zumo de mandarina cada dos horas, en tomas aparte del limón y el agua. Si quieres variar puedes tomar zumo de manzana recién exprimido de vez en cuando. Reposar en la cama y olvidarte de las prisas y las ocupaciones.
      Yo tomo todos los días del año un litro de zumo de cítricos y no he tenido ni gripe ni mocos en toda la vida. Vale la pena adoptar una actitud preventiva, que además es un placer para el paladar.

      • Laura dice:

        Gracias por la respuesta.
        Una pregunta, a qué te refieres con la dieta mucosa? Supongo que te refieres al consumo de lácteos, yo únicamente tomo kéfir de cabra y ocasionalmente queso.
        Tengo una curiosidad, por qué reconmiendas el zumo de mandarina y no se naranjas?
        Muchas gracias y un saludo

      • Los mocos los producen los lácteos, azúcar, harinas refinadas, incompatibilidades alimenticias, medicamentos, conservantes, colorantes, etc.
        Recomiendo mandarina porque es menos ácida que las naranjas. Cuando terminan las mandarinas es cuando las naranjas están dulces.

  3. Laura dice:

    Hola Francisco,
    dices que los mocos es debido a los lácteos,azúcar, harinas refinadas, medicamentos, conservantes, colorantes…
    Yo no tomo nada que contenga nada de esto, tan sólo ocasionalmente queso y kéfir. Así que supongo que la alta mucosidad que tengo tendrá que ver con las incompatibilidades alimenticias.
    En tu libro esto está explicado, verdad?

    • ¿Estás segura que no tomas ningún alimento procesado? Porque hasta los botes de tomate llevan azúcar.
      En el libro están las incompatibilidades y el resto de cosas necesarias para vivir bien. La actitud mental y emocional ante la vida también es muy importante. Ya lo decía un sabio: no sólo de pan vive el hombre.

      • nikysch dice:

        Yo estuve haciendo más de un año dieta libre de gluten y lácteos, además, no me gusta el dulce, y me daba cuenta que cuando nadaba, tenía más o menos la misma mucosidad, por lo que vuelvo a tomar lácteos y sigo igual de bien o de mal, ya no sé qué pensar. Ah, y no como productos procesados desde hace ni se sabe los años.


  1. diciembre 24, 2019

    […] La epidemia de gripe es por culpa de los camellos de los Reyes Magos […]

  2. enero 25, 2020

    […] La epidemia de gripe es por culpa de los camellos de los Reyes Magos […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad