Puntos a tener en cuenta para ayudar a los enfermos a curarse

Hoy en día casi nadie ayuda a los enfermos, sólo se atienden sus necesidades, que la mayor parte de las veces son caprichos que dificultan su curación.
Para que el cuidador sea de verdadera ayuda al enfermo debería hacer casi lo contrario de lo que se suele hacer habitualmente. Como es natural, dicha actitud será criticada por los amigos, familiares, allegados y visitantes.
Concretando. La primera elección que tendrá que hacer el cuidador es si quiere caer bien a todos y que le digan lo buena persona que es, o si realmente quiere ayudar a curarse al enfermo, sin importarle la opinión de los demás.
Veamos los puntos más importantes a tener en cuenta.
1 – No implicarse emocionalmente
El dolor del enfermo suele ser inevitable, pero el sufrimiento del cuidador ante el dolor del enfermo es opcional. Que el cuidador sufra con la misma intensidad que el enfermo puede parecer muy solidario y caritativo, pero es una imbecilidad que no beneficia a nadie y sólo perjudica a los dos, al cuidador y al enfermo.
Casi todos creen que si el cuidador quiere mucho al enfermo, sufrirá tanto o más que él durante su enfermedad, al menos eso es lo que se pude ver en las películas. Lo ideal para que las cosas mejoren en la vida real es aplicar la lógica: el sufrimiento y todas las emociones negativas debilitan el sistema inmunitario, y, precisamente, el cuidador necesita estar a tope de salud y vitalidad para afrontar la desagradable tarea física y mental de atender y ayudar de verdad a esa persona querida que necesita sus consejos y sus cuidados.
Conclusión: cuanto más quiera el cuidador al enfermo, menos tiene que sufrir el cuidador por el dolor del enfermo. De esa forma, se mantendrá en perfectas condiciones de atenderlo, cuidarlo y vigilar a los que se acerquen, para que no empeoren la situación de su enfermedad.
2 – Cuidarse más a uno mismo que al enfermo
Mucha gente que está al cuidado de enfermos no se cuida como debiera por falta de tiempo. Muchas veces lo que pasa es que no tiene ganas de hacer nada más para él, porque está agotado. Eso es un tremendo error.
El cuidador tiene que demostrar que es buen cuidador empezando por cuidarse a sí mismo, pues en la mayoría de los casos, no suele haber más personas que puedan cuidar al enfermo y, si el cuidador enferma, habrá dos enfermos y nadie para cuidarlos.
Si va escaso de tiempo, debe reducir algunas de las cosas poco importantes que hace para el enfermo, para poder dedicar el tiempo suficiente a su propio cuidado. También debe dejar de atender a familiares sanos que tengan más de 14 años, les irá bien aprender a ser autosuficientes y eso le dejará más tiempo libre al cuidador para sí mismo.
No debe descuidar el comer buenas y muy variadas ensaladas todos los días, incluso debe cuidar la presentación de los platos que él mismo come, para que el acto de comer sea placentero y agradable. Lo mismo vale para la fruta y los zumos. Es importante que en la dieta del cuidador haya abundancia de vegetales y frutas crudas, pues necesita energía vital y protección contra las infecciones.
Debe dormir un mínimo de 8 horas cada día, y, si debido a eso el enfermo está menos atendido, siempre que ello no desemboque en cosas graves, hay que asumirlo.
También debería buscar algo de tiempo para andar al aire libre y despejarse mentalmente. Oír algo de música y relajarse cuando tenga un rato es altamente recomendable.
Cuidarse a uno mismo se debe hacer por amor al enfermo, pues, si el cuidador enferma, es muy probable que el enfermo esté peor cuidado.
3 – No esperar agradecimiento
En las cosas que se hacen por amor no se debe esperar nada a cambio. Esta frase la han oído todos, pero pocos la llevan a la práctica.
Las personan enfermas suelen ser más egoístas de lo que son habitualmente. Muy pocos valoran o agradecen lo que se hace por ellos. Ello es debido a la educación que se les ha inculcado. Creen que, por el mero hecho de estar enfermos, tienen todos los derechos y los demás, todas las obligaciones, lo cual es absurdo. Ello viene de la difusión de la idea de que las enfermedades se reparten como si fuera una loteria, por eso hay gente que dice: me ha tocado a mi.
La realidad es que, cuando alguien enferma, es debido a que ha estado muchos años contraviniendo todas las leyes naturales, además de haber hecho caso omiso a los múltiples avisos que su cuerpo le ha ido dando. Si se comprendiera eso, el enfermo sentiría vergüenza de su enfermedad y sería mucho más agradecido con los que le ayudan en vez de ponerse exigente al solicitar dicha ayuda.
Un cuidador inteligente no debe esperar agradecimiento, pues eso le llevaría a la frustación, que es mala para la salud. Pero tampoco debe permitir que el enfermo lo trate con despotismo y con exigencias. Si el enfermo lo hace, debe hacerle ver con amabilidad lo incorrecto de su actitud. Durante el cuidado de un enfermo, el cuidador a veces debe hacer cosas desagradables, pero nunca debe permitir que se menoscabe su dignidad.
4 – Poner límites
El punto anterior nos lleva a la necesidad de poner límites.
Hay que hacer lo que sea mejor para el enfermo, pero sin permitir actitudes serviles ni caprichos injustificados que supongan un esfuerzo innecesario para el cuidador.
La relación siempre debe ser de igual a igual. El que uno ayude y el otro reciba la ayuda no debe derivar en una relación de amo y criado. Cuando el enfermo pida cosas absurdas o que no le convienen, se le hace ver que eso no es adecuado para su estado, y, si no lo entiende, es su problema, no el del cuidador.
Por último, hay algo en lo que nunca el cuidador debe caer: en el chantaje emocional por parte del enfermo.
Cuando el enfermo le diga al cuidador que si no hace lo que le ha pedido es que no lo quiere, el cuidador no debe entrar en el juego. En ese juego nunca ha ganado nadie, pierden todos.
5 – Mantener la atención en lo importante
La peor situación para el cuidador es cuando el enfermo no puede tomar decisiones. Esto puede ocurrir por varias razones: puede sufrir una enfermedad mental; puede ser menor de edad o puede estar inconsciente.
Tener que tomar decisiones sobre la vida de otra persona es una de las cosas más desagradables que pueden ocurrir, sobre todo, para los que todavia tienen activada la conciencia. Para la gran mayoria, el escenario de tomar esas decisiones es tan aterrador que deciden delegar esa terrible responsabilidad en manos de los «profesionales». Es la forma más cómoda de escurrir el bulto, pero no suele ser la mejor decisión para el bienestar del enfermo.
El mayor problema de los «profesionales» es que no suelen evaluar correctamente la relación riesgo/beneficio en el diagnóstico y en los tratamientos. De ahí el famoso dicho: «el remedio es peor que la enfermedad». Los «profesionales» suelen matar moscas a cañonazos muchas más veces de las que sería aconsejable. Esos tratamientos peligrosos o agresivos sólo se deberían aplicar en casos con riesgo muy alto de muerte del paciente.
He visto hacer biopsias por curiosidad. Recetar antibióticos como prevención (es difícil encontrar una salvajada mayor). Aplicar tratamientos en cascada esperando que suene la flauta por casualidad, etc. Como he dicho antes, la medicina de tierra quemada puede ser aconsejable en los pocos casos en que peligra la vida de forma inminente y no se vislumbra la causa del problema, pero aplicar los mismos métodos que la Inquisición en problemas menores o para descartar posibilidades es un acto terrorista contra la humanidad.
La mejor manera en la que el cuidador puede ayudar al enfermo que no puede tomar decisiones sobre su propia vida es manteniendo la cabeza fría y los pies calientes (la cabeza y los pies del cuidador, no del enfermo). No debe perder de vista cuál es el verdadero problema que hay que curar y no desviar la atención en síntomas de cosas menores que, en último caso, no son importantes y deben ser postergados al momento en el que el problema grave esté controlado. Si se quieren tratar o mejorar cosas poco importantes, se puede distraer al cuerpo en el foco de atención principal, aparte de que el tratamiento de  cosas accesorias pueden interferir en lo que de verdad es importante.
También hay que estar muy pendiente de qué síntomas son reales y cuáles son inventados por el enfermo para conseguir sus caprichos. Sobre todo en enfermos mentales y en niños. Nunca hay que olvidar que tratar cosas imaginarias siempre es perjudicial para el enfermo. En los hipocondríacos, este asunto puede llegar a ser agotador, pero si realmente se desea lo mejor para ellos, hay que mantenerse firme y aplicar la lógica.
Hay que tener en cuenta que puede darse la paradoja de que, precisamente por hacer lo mejor para el enfermo, seas acusado por las «autoridades sanitarias» de no dar la debida atención al enfermo. Son cosas que pasan en una sociedad que no es capaz de distinguir entre lo moral y lo «legal», teniendo en cuenta que la «legalidad vigente» es impuesta por los más corruptos la mayoría de las veces.
Seguro que se han quedado en el tintero cosas importantes. Si alguien plantea algún tema nuevo, lo podremos explorar en los comentarios.

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Jasón dice:

    Hola Francisco.
    Hace un año mas o menos te comente aquí que habían diagnosticado cáncer de mama a mi madre, me sugeriste ante todo dieta vegetariana, además de essiac, ayunos, zumoterapia, semillas de albaricoque…… El caso es que siguiendo estos consejos a rajatabla el tumor no creció, pero los ultimos meses se bajó la guardia y ahora ha crecido algo, desde el principio hasta la ultima visita le han dicho siempre lo mismo, quimioterapia y cirujía, quitarle todo el pecho. El caso es que leyendo los resultados dice que es una calcificación, una masa sólida benigna, y no se aprecia nada mas en ningún otro sitio, eso el oncólogo no lo ha mencionado nunca aunque en los papeles si lo refleja. Mi pregunta es si esto cambia algo, si realmente haria bien en quitarse el pecho, desde luego que ha retomado la dieta estricta viendo lo bien que fue, y si es normal que desde la biopsia se le acumule líquido donde se la hicieron( el médico dijo que eso era que el tratamiento funcionaba, cuando él no sabía que no hacia tratamiento alopático), en fin, no entiendo nada, me gustaría saber tu opinión acerca de esto. Perdón por las molestias y gracias por adelantado.
    Ahh y una última cosa, hace unas semanas compré tu libro, me encanta la cantidad de información y lo fácil que es leerlo y entenderlo.
    Un saludo

    • Usuario dice:

      Hola Jasón,
      Porfavor busca información sobre el uso de yodo para tratar cancer de mama y/o bultos o fibrosis quística de pecho. Tiene unos resultados fabulosos y es a base de elementos naturales (yodo, yoduro de potasio, selenio, vitamina C y Magnesio). No es tan «natural» como los remedios de Francisco pero…. Parece ser que funciona y deshace los bultos. No hay información en castellano, ni lo intentes. Está toda en inglés. Hay un grupo de yahoo que se llama the Iodine Group con muchas mujeres que lo han usado con éxito.
      http://iodine4health.com/basic/iodinegroup.htm
      Informate bien no es un mineral facil de tomar, la clave es acompañarlo siempre con selenio (en forma de selenometionina, entre 200-400mcg al día y vitamina C) para evitar problemas de tiroides. Por supuesto si se lo comentas a los matasanos te dirán que no se lo tome, etc…
      Informate bien.
      Suerte.

  2. rompetechos dice:

    Tanto para el enfermo como para sus cuidadores les vendría bien hacer ejercicio físico, puesto que limpia al organismo de una sustancia que provoca depresión. Se acaba de descubrir el mecanismo que lo produce:
    http://www.tendencias21.net/El-ejercicio-fisico-limpia-el-organismo-de-una-sustancia-que-produce-depresion_a37370.html

  3. Maribel dice:

    Buenas noches Francisco
    Soy Maribel, estamos intentando solucionar un problema de mi hija, y uno de los consejos que Usted me dio fue que leyera este artículo. Pues como puede ver lo he hecho.
    Y he leído algunos de los comentarios, y en alguno de se habla de cáncer, por lo cual me he animado a plantearle mi caso, espero que no lo considere un abuso por mi parte.
    Hace tres años me diagnosticaron un cáncer de colón con metástasis en hígado y pulmones, lo que la medicina oficial llama un estadio IV, mi único síntoma, o al menos el único que llamo mi atención fue un estreñimiento que duraba ya varios días (yo no he tenido nunca ese problema), era muy molesto y fui a urgencias y ya salí operada y con fecha para mi primera sesión de quimioterapia, esto ocurrió el 18/01/2012. Mi padre había muerto dos años antes con el mismo diagnostico que el mío, con lo cual yo tenía un miedo impresionante, y decidí no limitarme a la medicina oficial, con ayuda de mi pareja y algún amigo más empecé a buscar alternativas (dieta vegetariana y ecológica, Reiki, chicung, etc.). En agosto de ese mismo año me extirparon el sector VI del hígado, y tras la recuperación quirúrgica seguí con la quimioterapia.
    En enero del 2013, dejé el tratamiento, por supuesto, en contra de la voluntad de mi oncólogo.
    En septiembre de ese mismo año, los tumores de los pulmones volvieron a parecer, entonces inicié una dieta crudivegana. En noviembre nuevas pruebas demostraron que el tumor del hígado también había reaparecido, para mi fue todo un batacazo pues seguía una dieta bastante estricta, ecológica, hacía ejercicio a diario y al aire libre, no sabía que estaba haciendo mal
    En enero del 2014, me dieron seis meses de vida, sino pasaba por la quimio y la cirugía, fue entonces donde, gracias otra vez a mi pareja, contacté con una discípula de Hamer, y
    he mantenido dos entrevistas con ella, pero aunque es un Amor, no es de fácil acceso.
    Este verano conocí a una especialista en medicina china, y desde entonces una vez por semana me pongo agujas y me da con una maquina que se llama INDIVA, no se si te suena, también estuve tomando desde julio a octubre un jarabe llamado RENOVEN, pero decidí dejar de tomar más cosas y limitarme a la acupuntura
    Hoy me siento fuerte, no tengo ninguna dolencia, y hago ejercicio casi a diario, no soy tan estricta en mi alimentación como llegué a serlo, intento cuidar mucho mis emociones, cada día dedico un rato a meditar sobre como me van las cosas, parece una tontería pero se aprende mucho de uno mismo cuando te miras por dentro a diario.
    Pero lo cierto y verdad es que no tengo valor para hacerme pruebas para saber si los tumores siguen estando ahí, la última vez casi me cuesta una depresión
    Podrías darme tu opinión sobre la dieta correcta teniendo en cuenta los órganos afectados.
    Que opinas sobre la medicina china?
    Y, consideras que sería bueno hacer nuevas pruebas?
    Muchas gracias

    • La dieta que haces pienso que es muy adecuada, aunque posiblemente tengas que cuidar las compatibilidades alimenticias.
      La medicina china no es tan mala como la oficial pero no es tan directa como la natural. Mi opinión es que con una buena dieta y vida sana se cura prácticamente todo.
      Sobre las pruebas nunca aconsejo a nadie, pues cada uno se tiene que jugar su vida con sus propias decisiones. Hay que tener en cuenta que los riesgos existen tanto si se hacen muchas cosas como si no se hace ninguna.
      Me voy a limitar a decirte lo que hubiera hecho yo.
      Yo no me hubiera hecho nunca ninguna prueba ni de cáncer ni de otras cosas por varios motivos:
      1 – Porque no creo que con las pruebas que se hacen puedan afirmar con una alta probabilidad si se tiene cáncer o no.
      2 -Porque debido al punto anterior, los diagnósticos falsos es muy probable que sean una gran mayoría.
      3 – Porque tenga cáncer o no, la medicina no ha demostrado que es capaz de ayudar a los enfermos. Me remito a los estudios científicos que dan una supervivencia igual o mayor a enfermos con cáncer que no se han tratado, y que ni siquiera han hecho la dieta adecuada.
      En el caso de que me hubieran diagnosticado un cáncer de colon, por si acaso fuera verdad, hubiera hecho una dieta alcalina comiendo casi todo crudo. También me hubiera hecho lavativas de agua con bicarbonato disuelto. Yo en tu caso no hubiera dejado de tomar el Renoven, pues hay constancia de que ha ayudado a miles de enfermos.
      Lo que nunca hubiera hecho es meterme el potente veneno de la quimio, que ningún estudio científico ha demostrado que ayude a nadie. Por supuesto tampoco radioterapia. Está demostrado que la aparición de nuevos cánceres en una gran mayoria de casos son debidos a la quimio y la radio. Por tanto, el peligro está en someterse a la quimio y no en rechazarla.
      Por último, si algún médico ignorante y prepotente me dijera que me quedan 6 meses de vida si no me envenenaba con quimio (hay que ser muy ignorante y prepotente para cometer la estupidez de poner fecha de caducidad a la vida de un organismo del que no comprende ni conoce la mayoría de sus mecanismos ni funciones), le diría dos cosas:
      1 Que apostaba con él 50.000 euros a que dentro de un año estaría con mejor salud que ahora sin hacer esas imbecilidades que recomiendan médicos ignorantes como él.Te garantizo que no aceptaría la apuesta, pues nadie mejor que él conoce su ignorancia sobre el cuerpo humano y, sobre todo, del cáncer. Son muy valientes jugando con la vida de los demás, pero arriesgar su dinero los vuelve cobardes.
      2 – Que si no era un charlatán que repite los protocolos sin saber de qué está hablando, podría decirme de memoria las referencias primarias de los estudios científicos en los que se demuestra que la quimio o la cirugía alargan la vida de los pacientes. En caso de que no los supiera, le acusaría de grave negligencia por poner en riesgo la salud de las personas con su ignorancia.

  4. Maribel dice:

    Buenas noches, y muchas gracias Francisco,
    La verdad es que si hace tres años yo hubiera sabido lo que se hoy, yo tampoco me hubiese sometido a ningún tratamiento.
    Seguiré con mi dieta, e intentaré comer más alimentos crudos.
    Volveré a tomar Renoven, pero es que no se durante cuanto tiempo debería tomarlo, 6 meses, un año. Podrías orientarme, por favor?
    Recibe un cordial saludo


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad