El mito del Estado de Bienestar de Félix Rodrigo

 Recomiendo el siguiente vídeo sobre el mito del Estado de Bienestar. El librepensador Félix Rodrigo hace un interesante análisis de todas las facetas del mal llamado Estado de Bienestar, que no es ni más ni menos que el bienestar del Estado.
Disecciona brillantemente las importantes parcelas en las que el Estado ha metido sus zarpas con el único propósito de conseguir más poder y extraer la riqueza de la población.
La educación, la alimentación y la salud han sido programadas para arrebatar la dignidad de las personas y crear una sociedad acomplejada, ignorante y dependiente. Incluso las estadísticas han sido manipuladas para otorgar veracidad a las grandes mentiras sobre las que se sustenta la nueva sociedad, que, además de ser insostenible, ha perdido los conocimientos necesarios para su regeneración.
Pinchando aquí se puede entrar en el blog de Félix.
No me deja insertar el vídeo en el blog, mientras lo intento, aquí está el enlace.

Pulsar aquí para ver el vídeo.

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. Edone dice:

    Hola Francisco, te deseo lo mejor para este año que comienza.
    En casa bebemos agua destilada y ahora he encontrado esto, me gustaría mucho conocer tu opinión, ¿es una botella normal y corriente a precio de oro o realmente merece la pena?
    http://www.flaska.es/la-botella

  2. Marité dice:

    Saludos Sr. Llinares y demás comentaristas:
    Desde muy pequeños, mis hijos han mantenido escrupulosamente sus hábitos de higiene. Ducha diaria (algunos días dos veces si han ido al gimnasio), cambio de ropa también diario y aseo bucal completo tres veces al día.
    Sus hábitos alimenticios, sin ser óptimos, tampoco son malos. Suelen comer abundantes frutas y verduras. No fuman y beben alguna copa los sábados cuando salen por ahí.
    Mi preocupación es la siguiente: uno de ellos emite un olor corporal muy intenso, un olor «raro». No es olor a sucio porque hay mucha diferencia pero como digo es olor raro.
    Es bastante equilibrado emocionalmente y le da la importancia que tiene sin dramatismos pero no podemos evitar su «forma de oler».
    Me gustaría que me recomendarán algún sistema de higiene que evitara esta situación que hoy por hoy no es complicada pero podría llegar a serlo.
    Muchas gracias
    Marité

    • Como está claro que la higiene externa no funciona, sólo queda probar la higiene interna (limpiar desde dentro).
      Estoy seguro que si está un mes comiendo arroz integral con verduras y una buena ensalada para comer, y pan integral hecho en casa con fruta para cenar, pronto notará la diferencia.
      Si deja de comer cosas que se pudren dentro e intoxican el cuerpo, cambiará el olor que sale del cuerpo.
      Somos lo que comemos, si el cuerpo está limpio por dentro, huele bien. Incluso las heces de la comida sana, no tienen olor desagradable.

  3. El sistema te ha educado para que no puedas escapar de él, te ha enseñado que si piensas diferente a él, deberás enfocar tu indignación y tu crítica hacia él y que si deseas acabar con él será necesario vencerlo, y tú piensas que esta será la única manera de alcanzar tu libertad, tu felicidad… El sistema necesita tenerte bien cogido, y para ello se aprovecha de tu deseo de venganza frente a los diferentes espejismos que los mass mierda crean para ti (crisis, guerras…). Te hace creer que para acabar con estos dramas es necesario acabar con él, pasarlo por encima. De esta forma, consigue tenerte cerca, pues si no te tuviera con él no podría continuar dominándote.
    Es como pretender acabar con el tenis ganando al mejor rival. Aunque le ganáramos sólo habríamos conseguido una cosa: perfeccionar el juego del tenis, no acabar con él. Desde ese momento, nos tocaría a nosotros defender nuestro sistema frente a los demás, dando así continuidad al juego del poder.
    El objetivo fundamental del sistema no es la victoria en sí, sino tu eterna fidelidad a él, que no le abandones, que no busques otra salida, pues sin ti, su juego se acaba, el juego de dominadores y dominados. Sin tu participación sería imposible dar continuidad a lo que no es otra cosa que un perverso círculo vicioso.
    Por todo esto, tu lucha y tu odio contra el sistema es tan sólo una garantía de supervivencia para él, pues expresa tu voluntad de no plantearte una vida sin él; de no separarte jamás de él.
    Texto completo y más des-programación mental aquí: http://www.vivirsintrabajar.com/
    Saludos


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad