Grandes timos: los disruptores endocrinos

Como hace calor, vamos a seguir con los grandes timos. Este timo, que pasa muy desapercibido, es el más gordo de todos, pues es capaz de terminar con los bípedos que los de arriba creen que sobran, sin ningún esfuerzo.

En los siguientes vídeos, Nicolás Olea Serrano, Catedrático del centro de Investigación Biomédica en Epidemiología y Salud Pública del Hospital Clínico-Universitario de Granada, nos explica cómo los amos del mundo, con los políticos como cómplices necesarios, están esterilizando de una manera irreversible a muchas especies animales, incluida la que tropieza 69 veces con la misma piedra.

En vez de usar décimos de lotería falsos como en el timo del tocomocho, se usan disruptores endocrinos. Se llama así a los compuestos químicos que suplantan a las hormonas dentro de los organismos vivos, incluidos los de los humanos.

Sus efectos conocidos hasta el momento sobre la salud son:

Una creciente frecuencia de anormalidades genitales en los niños, como testículos no descendidos (criptorquidia) y penes sumamente pequeños.

– Aumento de los tumores malignos en mama, ovarios y útero (los casos de cáncer de mama aumentan anualmente).

– Aumento de los casos de cáncer de testículo y de endometriosis (una enfermedad que a principios de siglo era casi desconocida).

– Aumento espectacular de casos de próstata.

– Masculinización de las hembras y feminización de los machos. Que me perdone la “menestra” por la palabra “macho”.

– El estudio realizado por un equipo danés encabezado por el doctor Niels Skakkebaek y publicado en el British Medical Journal en septiembre de 1992, descubrió que la cantidad media de espermatozoides masculinos había descendido un 45 por ciento, desde un promedio de 113 millones por mililitro de semen en 1940 a sólo 66 millones por mililitro en 1990 (y desde entonces han llovido muchos disruptores). Al mismo tiempo, el volumen del semen eyaculado había descendido un 25 por ciento, por lo que el descenso real de los espermatozoides equivalía a un 50 por ciento. Durante este periodo se había triplicado el número de hombres que tenían cantidades extremadamente bajas de espermatozoides del orden de 20 millones por mililitro.

En España se ha pasado de una media de 336 millones de espermatozoides por eyaculación en 1977 a 258 millones en 1995 (ahora ya se cuentan por docenas en vez de millones). El descenso amenaza la capacidad fertilizadora masculina. De continuar la tendencia actual, dentro de dos generaciones los seres humanos podrían ser incapaces de reproducirse de forma natural.

En la dirección siguiente hay un documento del Instituto Sindical de Trabajo Ambiente y Salud, donde explica de una manera detallada todas las sustancias que provocan estos problemas, los productos donde se utilizan, cómo suplantan a las hormonas, los problemas que producen y los estudios realizados sobre el asunto.

http://www.istas.net/ma/decops/de.doc

También recomiendo el siguiente libro:

Nuestro Futuro Robado  ISBN: 978-84-920758-7-4  EAN: 9788492075874  ALTA: 13/02/2007 22:00:09  MOD.: 08/06/2007 11:24:29

Quiero añadir la siguiente noticia,  que anuncia el anteproyecto de la Ley de Salud Pública. Uno de sus ejes principales es el derecho a la información del ciudadano, sobre todo lo que pueda causar alguna incidencia en su salud. Incluso los médicos que no estén vacunados tendrán que decírselo a los pacientes.

Ya que me dedico a los pronósticos, quiero hacer uno sobre este anteproyecto de ley: NO SE VA A CUMPLIR.

Ya me gustaría que en los mercados se pudieran hacer previsiones con tanta certeza.

También te podría gustar...

No hay respuestas

  1. rompetechos dice:

    Reportaje de El escarabajo verde sobre el bisfenol-A (BPA), uno de los disruptores endocrinos (hasta los tickets de impresión térmica lo llevan):

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-escarabajo-verde/escarabajo-verde-mejor-saber/2115907/

    Ahí lo relacionan con la endometriosis, de la cual Documentos TV hizo un reportaje:

    http://www.rtve.es/alacarta/videos/documentos-tv/documentos-tv-endometriosis-punta-del-iceberg/1724032/ (disponible hasta el 31 de marzo) o también alojado en:

    https://db.tt/1hblLm1r

    Otro tema sería el uso de bisfenol-S (BPS) que, por lo visto, se utliza para poder decir que no se usa bisfenol-A pero que es un disruptor endocrino igualmente:

    http://www.ecohabitar.org/los-experimentos-demuestran-bisfenol-s-tambien-interrumpe-la-actividad-hormonal/

  2. rompetechos dice:

    Una nueva investigación reveló que los químicos que remplazaron el BPA podrían ser igual de dañinos para la salud:

    http://www.ecoosfera.com/2014/03/conoce-por-que-los-quimicos-siguen-contaminando-a-los-productos-envueltos-en-plastico/


  1. enero 3, 2014

    […] Grandes timos: los disruptores endocrinos […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad